Los Inmigrantes que tienen Cédula de Identidad, gozarán de los mismo derechos que cualquier chileno, es decir, pueden ser trabajadores activos, pasivos, dependientes y por lo tanto cotizar, o ser carentes de recursos.

Los extranjeros que no tienen Cédula de Identidad son considerados como particulares sin previsión, podrán obtener prestaciones de salud pagando su valor total, según el arancel, o se les aplicará la Circular N° 06 del MINSAL